Saltar al contenido

Los 9 motivos por los que envejecemos

motivos envejecimiento
autor de inmortalidad humana

Autor: Pau Ninja
Última publicación en el blog: octubre, 2020

Cada persona tiene dos edades distintas.

La primera es la más obvia y el motivo por el que celebramos los cumpleaños con nuestros amigos imaginarios: la edad cronológica. Es decir, el número de años que han pasado desde que nacimos.

La otra es la edad biológica que no es otra que es el descenso de las funciones y apariencia de nuestro cuerpo.

Cuando nuestra madre nos dice que en la carnicería le han dicho que parecía que tuviera 30 años, podría ser por dos motivos:

  1. Le querían vender unos quilos más de chuletón.
  2. No es que parezca más joven, es que realmente lo es (biológicamente).

Ahora entendemos porque cuando Belén Esteban o los fumadores dicen su edad hacen referencia a la cronológica, porque a la biológica le tendrían que añadir algunos años más.

Pero el caso es que la edad tanto cronológica como biológica se correlacionan entre una y otra. De esta manera las «marcas» del envejecimiento aparecen a en una edad similar a la mayoría de las personas.

Oye, ¿prefieres escuchar en vez de leer? Tengo este episodio en mi podcast «Pau Ninja» si localizas este título en tu plataforma de podcast favorita. Aquí lo tienes en Spotify:

Aún así siempre encontramos a aquellos individuos que rompen la regla.

  • Viejitos de 80 años corriendo maratones, escribiendo libros o siendo más activos que su versión de cuando eran 40 años cronológicamente más jóvenes.
  • También nos encontramos algún que otro caso donde el envejecimiento empieza a ocurrir mucho más jóvenes.

Personalmente quiero estar en la primera categoría.

longevidad de Mutenroshi
Vivir más tiempo que el maestro Mutenroshi de DragonBall. Y si puedo elegir, también vivir en una casa de madera, con una tortuga enorme y una mujer que es rubia y morena a la vez cuando estornuda.

No sé cuál será el secreto de Mutenroshi pero estoy seguro que tiene que ver con el control de lo que vamos a ver hoy: por qué envejecemos.

Aprenderemos cuáles son las cosas para más adelante aplicar acciones para vivir más años.

¿Sabíais que hay una lista científica oficial de los 9 factores que nos hacen arrugarnos más que un señor con pañales?

Pero, ¿de dónde sale esta lista y por qué le tendríamos que hacer caso? Tal vez resulta ser otra especie de pirámide de los alimentos, que no sale de dónde sale y resulta que no deberíamos haberlo seguido nunca.

En 2013 se publicó un estudio con un buen resumen de todo lo que causa el envejecimiento y salieron estos puntos. De hecho, varios científicos españoles participaron en estos encuentros, y nos dejaron con las perlas en las que vamos a indagar hoy.

Alteraciones epigenéticas

Atención a la lista: fumar, polución, químicos en los plásticos como PVC, pesticidas, alimentos tratados con nitrato de sodio como la cerveza, embutidos y tocino cocido, radiación de rayos X, rayos gamma y luz ultravioleta.

Viviendo en el primer mundo es casi imposible evitar todos los elementos de esta lista anti inmortalidad humana.

Además el epigenoma está hecho para reparar ciertos niveles de roturas en nuestro ADN, pero suponemos que el balance es limitar cosas de esta lista al máximo posible.

Aún así…

Los investigadores del equipo de David Sinclair afirman que hay un pilar aún más importante que dirige nuestro cuerpo a marchitarse: pérdida de información.

Así es, como si se tratase de un disquete de los años 90.

Al contrario que algunas teorías anteriores que se centran en la pérdida de una especie de «información digital» que hay en nuestro ADN, se empieza a pensar que el envejecimiento está ligado a una pérdida de información analógica.

Esta información reside en lo que conocemos como el epigenoma, y precisamente porque es analógica tiene tendencia a acumular «ruido».

CD pudriéndose
No se si lo sabíais pero los CDs de mi generación ya han empezado a podrirse. La información analógica se pierde en algún momento y los factores externos lo aceleran.

Para ponerlo en lenguaje ninja, los cambios en nuestros genes y enzimas provocan estos «arañazos» más contundentes que en una pelea entre adolescentes discutiendo quien es más fan de Justin Bieber.

Es precisamente nuestra genética evolucionada durante millones de años, que ayuda a regenerar células, luchar contra enfermedades y proteger el sistema inmune.

Lo que pasa que esta especie de «kit de supervivencia» que hace todas estas funciones, vendría a ser también el motivo por el que por ahora no podemos conseguir la inmortalidad humana.

O bueno, si no hay niños por aquí, el motivo por el que envejecemos hasta morir. Así que lo primero que tendremos que solucionar es esta pérdida de información.

Inestabilidad genómica

Desde que se sabe esto parece ser que la investigación en por qué envejecemos, se han empezado a enfocar a resolver esta pérdida de información analógica.

Primeramente a entenderla al menos.

Para hacerlo el foco está en las sirtuinas, NAD y TOR. Este último suena al Dios vikingo y los otros suenan igual de irreal que estos así que vamos a definirlos en lenguaje lo más ninja posible.

  • Sirtuinas: son una familia de proteínas que regulan la salud de nuestras células. Las siete que hay toman diferentes roles que dictan nuestro envejecimientos. Inflamación, eficiencia energética y hasta reparación genética. Mantienen nuestras células balanceadas pero sólo las amigas sirtuinas sólo funcionan bajo la presencia de NAD, que son las siglas de Nicotinamida Adenina Dinucleótido. No sufras, ahora veremos qué es esto. Por lo que se ha visto, parece ser que cuando hay demasiadas reparaciones que hacer en el ADN, las sirtuinas de «distraen» como un adolescente sin móvil en clase, y se «cansan» de trabajar como el español medio. Esta sería una de las causas, sirtuinas distraídas.
  • NAD: que acabamos de definir es una coenzima crítica que está presente en cada una de las células de nuestro cuerpo. Su función es ayudarnos a transformar nutrientes en energía y es como si se tratara de un asistente personal de la India para las proteínas que regulan otros tipos de funciones celulares como… Sí. Las sirtuinas. El NAD está involucrado en más centenares de procesos metabólicos que el PP en casos de corrupción. A diferencia del PP lo que pasa es que nuestros niveles de NAD decrecen con la edad, mientras que los casos políticos de corrupción se multiplican. El mundo al revés.
  • TOR: la personalidad de el Dios Thor es tan compleja como esta proteína, que regula el crecimiento y nuestro metabolismo. Al igual que las sirtuinas, TOR se encuentra en cada organismo que los científicos han mirado con microscopio y es el encargado de estresar a su padre Odín pero también a nuestro cuerpo cuando se necesita reparación de ADN a parte de digerir ciertas proteínas.
  • AMPK: una encimas de control metabólico que ha evolucionado más que Podemos para responder a los niveles bajos de energía, activando la respuesta de la glucosa, ácidos grasos y la oxidación cuando la energía de nuestras células es más baja que Tyrion Lannister.

Encontramos estos mismos genes en cada organismo del planeta. Humanos, gusanos, árboles, ballenas, políticos… Pero si los comparamos entre organismos vemos que algunos viven un montón de años y otros casi nada.

Si estamos hablando de esto es precisamente porque queremos entender el por qué sucede esto.

Por qué un elefante, tortuga o ballena pueden vivir tantas decenas de años y un ratón no llega a los quince.

Acortamiento de los telómeros

Los telómeros están en las puntitas de los cromosomas y son ni nada más ni nada menos que una secuencia de ADN con la misión de proteger nuestro ADN en su conjunto.

Los heredamos de nuestros padres pero al igual que nuestros derechos sociales se van acortando con la edad y el paso del tiempo.

infografia de telómeros

¿Por qué esto supone un problema?

Pues que cuando los telómeros se vuelven demasiado cortos, entonces nuestras células ya no se pueden reproducir más lo que causa que los tejidos se degeneren y terminen muriendo.

Además nos encontramos con que algunas células salen peor beneficiadas de que suceda esto porque se reproducen más a menudo.

Como ejemplo podemos decir las células de la piel, el pelo y el sistema inmune.

Además, ¿te acuerdas de las sirtuinas? Eran esas proteínas que regulaban lo saludables que son nuestras células pero que se quedaban embobadas fácilmente cuando había muchas reparaciones que hacer en nuestro ADN.

Pues bien, en un estudio de 2019, Sinclair y sus compañeros comentaban que tanto las sirtuinas como los telómeros son independientes de cómo envejecemos, pero que están íntimamente relacionados.

Sinceramente es la única relación sentimental que me interesa ahora mismo.

Como un paladín de nivel 80, las sirtuinas protegen los telómeros y la longitud de los telómeros controlan la actividad de las sirtuinas.

En la levadura quien hace esta función es Sir2 y en humanos SIRT1 y SIRT6. Que esto no son mis contraseñas, pero unas proteínas reguladoras.

¿Por qué es relevante mencionar la levadura?

Pues porque en los estudios de por qué envejecemos, antes de pasar a ratones y posteriormente en humanos, primero que todo se acostumbra a analizar la levadura porque tiene una vida mucho más corta y el envejecimiento sucede rapidíssimo.

En cuestión de semanas.

Pero volviendo a la prensa rosa del corazón de la que hablábamos, estábamos viendo como no queremos que los telómeros se acorten pero cuando sucede, entonces las sirtuinas se liberan para unirse a otra parte del genoma.

Como esa novia que decide romper la relación contigo y a la semana ves una foto de Instagram en la que posa felizmente con un nuevo maromo.

Cuando ves esta imagen, tu corazón responde desencadenando un daño interno que es lo mismo que hacen los telómeros cuando ven que las sirtuinas se han ido a otras partes. Algo que también afecta a la actividad de las sirtuinas.

Lo que esto significa es que los telómeros pueden afectar el epigenoma de manera profunda incluso antes de que provoquen la senescencia de las células.

¿Senescencia? No es la ciencia de Seneca, porque este señor era filósofo, no biólogo.

La senescencia de las células es cuando reciben un montón de daño y estrés y deciden crear un camino alternativo para responder a su muerte que ya estaba programada.

De hecho la senescencia celular es otro de los factores por los que envejecemos y entraremos a ver este punto dentro de un rato.

Ya veis que este tema es infinitamente complejo y hay más raíces que el pelo que tenía yo de adolescente, así que para no salirnos del hilo nos queda claro por qué el desgaste de los telómeros no es bueno y podemos seguir.

Pérdida de proteostasis

Las proteínas son como las herramientas de un carpintero perfeccionista con Trastorno Obsesivo Compulsivo.

proteostasis y célula
Se tienen que colocar en su caja de herramientas de la manera correcta para que en este caso se pueden desarrollar funciones celulares correctamente.

Parte de este proceso de orden es que las proteínas se clasifiquen según la forma que tienen, y remover o degradar aquellas que no tienen la forma correcta.

Como el equipo de casting de Juego de Tronos.

Igual que un actor demasiado gordo o delgado puede dañar el set de la serie y llamar demasiado la atención, en este caso si no se expulsan las que tienen formas inapropiadas estas proteínas podrían dañar la célula.

Como vemos resulta que nuestras proteínas también se vuelven defectuosas y nuestro cuerpo es intolerante y conservador. Vamos, que es muy de derechas y su partido político se llama «proteostasis» que es el nombre de este proceso de echar a las proteínas con mala forma.

Como si fuera un portero de discoteca.

Uno de los motivos del envejecimiento es la pérdida en la eficiencia de este proceso. Eso es como si el portero de la disco no echa a los borrachos que la lían y se van aglomerando allí.

Pasa los mismo con estas proteínas. Se acumulan y pueden causar cierto tipo de enfermedades que asociamos con la edad. De hecho esto es lo que pasa con el Alzheimer que es la falta de proteostasis en neuronas. Bueno es mucho más complejo y no voy a hacer como si supiera de lo que estoy hablando, pero nos hacemos una idea.

Detección de nutrientes desregulada

Cuando nos hinchamos la barriga y los nutrientes son abundantes, tanto las células como tejidos responden como un adolescente vago jugando videojuegos en el sofá: almacenando energía y creciendo.

Por otro lado cuando nos faltan nutrientes se activan mecanismos de reparación y la homeostasis que no es otra cosa que procesos para conseguir balances, como si fuera el psiquiatra al que acudimos.

Cuando vamos envejeciendo, nos pasa algo similar a los diabéticos y obesos.

Las células están expuestas constantemente a nutrientes abundantes, lo que causa que los mecanismos de las células que se encargan de «notar» a los nutrientes se inestabilicen.

Diabéticos, obesos y mayores se encuentran que las malditas células fallan más que un becario en sus funciones. Las pequeñajas deberían regular la producción de energía, el crecimiento de las células y otras funciones cruciales, pero al igual que el becario que acaba de empezar, no sirven ni para traer un café como lo has pedido.

Disfunción mitocondrial

Las mitocondrias son muy sonadas en el mundo de la longevidad y nutrición, porque hay un montón en la mayoría de células.

Son como baterías biológicas.

partes mitocondria

Si las células son tan pequeñas que no las vemos, imaginad como de pequeños son las mitocondrias que se encuentran en abundancia en cada una.

Me imagino a una célula con bata y un telescopio analizándose a si misma para ver mitocondrias.

¿Qué hacen estas pequeñajas? Pues es donde ocurren los procesos de respiración y producción de energía. Como si fueran pequeñas fábricas de energía atadas a las células convirtiendo lo que comemos en «potencia».

Esenciales a más no poder para la salud de nuestras células, vamos. Igual de importante que el papel que juegan en nuestro envejecimiento.

Lo que sucede es que los radicales libres (que no se tratan manifestantes de izquierdas, si no que son moléculas que divagan por allí),  forman un subproducto natural de la producción de energía en las mitocondrias.

Y aunque tienen una función de dar señales a las células porque son ciegas… Pasa lo mismo que en una manifestación: a la que hay muchos radicales libres se dañan los alrededores. En este caso de la célula.

En este indicador de la teoría de por qué envejecemos se dice con el paso del tiempo las mitocondrias pasan a ser de nuestras mayores aliadas a jodidas enemigas.

Como los estonios que emigraron a Suecia y por presiones de la Unión Soviética, Suecia avisó que ahora perseguiría Estonia.

Pero en este caso, ¿cómo nos joden?

En vez de darnos energía química convirtiendo nutrientes, lo que hacen es soltar especies reactivas de oxígeno que nos dañan. Esto lleva a mutaciones del ADN que llevan al cáncer o hasta a más mala función de la proteostasis que ahora ya conocemos porque tenemos el cetro todo-poderoso del conocimiento.

Pero estas especies de oxígeno dañino también lleva a que los músculos se vuelvan más débiles, inflamación, fragilidad en los huesos, supresión del sistema inmune y otros factores que bueno, son asociados a los viejitos.

Se ha visto que las mitocondrias de una persona mayor tiene un aspecto totalmente distinto al de una persona de varias décadas más joven.

Senescencia celular

Cuando las células llevan más estrés que el fundador de una Startup, se daña el ADN y se acortan los telómeros, entran en un estado que llamamos senescencia celular que es cuando detienen su crecimiento.

Lo habíamos visto rápidamente en el desgaste de los telómeros. Porque sí. Es otro de los 9 factores de por qué envejecemos.

Es una medida natural del cuerpo porque es sabio y no quiere que células dañadas pues se vuelvan cancerígenas y encima se multipliquen.

Pero claro esto también hace que los tejidos viejos y desgastados se recompongan.

Las células senescentes cambian drásticamente en su función, sobre todo en las moléculas que secretan, a menudo moléculas proinflamatorias que dañan el entorno de las células.

Esto nos lleva a una inflamación del tejido y… Bualá. Sin quererlos ni beberlo tenemos osteoartritis y disfunción en los riñones.

Agotamiento de células madre

Las madres siempre están cansadas. Tienen todo el peso de sus familias en sus hombros y en el caso de las células no es distinto.

Con el tiempo las células madre se cansan de reponer tejidos dañados del mismo modo que se cansan de nosotros si nos pasamos demasiadas años en su casa sin independizarnos.

Y es que las células madre se pasan mucho tiempo en sus casas, de forma inactiva. Pero cuando se activan para curar heridas y restaurar tejidos como una abuelita cosiéndonos los agujeros de los pantalones, también son susceptibles a que se les acorten los telómeros, al daño del ADN y la senescencia celular.

O sea que una de las causas del envejecimiento es que las células madres se agotan como nuestras madres de nosotros.

Comunicación intercelular disfuncional

Y para finalizar no dejamos las células de lado. Porque para que crezcan y funcionen como tienen que hacerlo, se van transfiriendo información de una a otra.

Podría ser que se comunicaran vía Instagram o TikTok celular y por eso se van volviendo más lentas…

Pero en serio, mandan moléculas como señales a otras células vecinas. Seguro que alguna cesta de fruta de bienvenida a las nuevas células también.

Pueden mandar estos mensajes a través de la sangre para que llegue a las células o tejidos que están muy lejos. Digamos que la sangre hace de internet.

El noveno problema del envejecimiento cambia no sólo las señales enviadas, pero también la habilidad de recibir estos mensajes o responder.

Es como si mandamos un Whatsapp a alguien pero esa persona sólo tiene Telegram.. O MySpace.

Así que esta mala comunicación lleva a inflamación de tejidos, a que el sistema inmune nos falle en reconocer patógenos o células disfuncionales.

Y como es de esperar, aumenta la susceptibilidad de infecciones o cáncer.

Y estas son las 9 causas. Los motivos por los que envejecemos. Y podemos ver que no sólo nos hacen envejecer, si no que además nos suben enormemente las probabilidades de tener cáncer u otro tipo de enfermedades. Por esto los mayores las tienen en más cantidad.

Pero esto no lo dejaremos aquí.

Vamos a ir aprendiendo más al respecto y qué hacer para mejorar cada uno de estos nueve indicadores.

El autor no es inmortal (aún)

autor de inmortalidad humana

En internet soy Pau Ninja y de todos los blogs que tengo esta es mi cara más longeva.

Ayuno cada día para luchar contra los bajos niveles de NAD. En la senda hacía la reducción de aminoácidos baso mi dieta en plantas para combatir la inhibición de mTOR. Mi armadura es la grasa parda que me gano con duchas frías y mi recompensa son unas sirtuinas eficientes.

¿Quieres unirte a la comunidad más longeva?

¿Quieres leer más sobre el aumento de longevidad?

¿Te avisamos si hay novedades en la ciencia de la longevidad y publicamos algo interesante?

Publicamos pocos artículos porque nos los curramos mucho. Nos tomamos nuestro tiempo.

* Usamos MailChimp como plataforma de mercadotecnia. Al pulsar el botón de suscripción aceptas que tus datos se transferirán a MailChimp para poderte enviar los boletines de acuerdo con su política de privacidad y términos (leer aquí).